jueves, 7 de noviembre de 2013

La encuesta del CIS

Acaban de publicarse los resultados del CIS de octubre, y la mayoría de los medios se han hecho eco de ello. Lo que más parece haber llamado la atención de los periodistas es que el PP aumenta su ventaja 7,2 puntos sobre el PSOE, y no son pocos los analistas que han querido buscarle mil explicaciones, pero ninguna de ellas me termina de convencer. Así que he decidido exponer mi propia teoría.

El porcentaje que ha incrementado el PP se lo debe al trasvase del ala más radical del PSOE. Una vez comprobado que Rajoy se ha dedicado a hacer punto por punto lo contrario que lo que prometió en su programa, que no sólo no ha roto con la política zapaterista, sino que la llevado un paso más allá, al punto que hay territorios con fecha para secesionarse, y el Gobierno ha comenzado la rendición incondiconal a ETA amnistiando sin rubor a asesinos en serie de la banda. Sabiendo que no ha vacilado en subir los impuestos más incluso de lo que se atrevió a proponer IU en su programa y que tiene atados corto a sus ministros, obligándoles a retractarse incluso de lo ya publicado en el BOE si no es del agrado progre. Y después de estos años, además han comprobado que no peligran  sus puestos en la administración pública regalados por el Gobierno anterior, y que por debajo de Secretario de Estado pueden seguir ejerciendo su comisaríos política sin oposición, como da buen ejemplo el renovado impulso que ha tomado el expolio del Archivo de Salamanca.

El zapaterista radical ya no tiene duda de que el camino de destrucción y ruina de España emprendido por su líder cósmico continúa, aún más deprisa si cabe, bajo el mandato de Rajoy. La opción que se les presenta hasta el regreso triunfal de la charnega Chacón es Rubalcaba. Ahí entra en juego otro de los datos que se  publican: más del 91 % de los encuestados desconfían de Rubalcaba. Y en el caso de un zapateriano que desconfía de Rubalcaba, pensará que, si bien ultimamente le daba por los chivatazos a los criminales, no hay que olvidar que antes estaba más por darles matarile y enterrarlos en cal viva. Y como buenos zapaterianos debemos evitar herir la sensibilidad de nuestros camaradas progresistas, los hombres de paz como esos que perpetraron las matanzas de Hipercor o de la casa-cuartel de Zaragoza.

En conclusión, que si Rajoy hace exactamente lo mismo que Zapatero, o incluso lo supera, ¿por qué arriesgarse con Rubalcaba si este lo hace estupendamente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario