domingo, 25 de marzo de 2012

La nueva revista "independiente" Mongolia

Sale una nueva revista satírica que presume de independiente bajo la cabecera Mongolia. ¿Independiente?

Veamos... En los datos del dominio revistamongolia.com vemos un nombre, y una dirección de Gmail. En concreto, el nombre que aparece como registrante es Pablo Franco Severino, abogado que trabaja desde 2009 del departamento jurídico de la asociacion de Pilar Manjón. Sospechoso, pero no concluyente. El correo electrónico de contacto, sin embargo, no es el suyo, sino que pertenece a Fernando Rapa Carballo, que no es ni más ni menos que el director de arte del desaparecido pasquín Público. Entre sus tropelías, destacan las portadas fluorescentes que perpetró para los libros que ofrecía el panfleto de Roures como reclamo -el cómo tuvieron la ocurrencia de promocionarse ofreciendo libros, cuando su objetivo mayoritario eran analfabetos de la LOGSE, se me escapa por completo-, pero en cualquier caso nos confirma que estamos sobre la pista. Pero eso sólo era para ir abriendo boca.

 El abogado Pablo Franco se queda en pasante al lado del editor responsable de la publicación, Gonzalo Boye Tuset, exmiembro del MIR chileno que se sacó la carrera de derecho mientras pasaba diez años a la sombra por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. A partir de ahí, ya puede el lector imaginarse. Liberado de escribir su columna en Público por cierre del panfleto, y como ejercer la defensa de okagarris, y querellarse contra autoridades israelíes o contra El Mundo por investigar el 11-M le debe de dejar tiempo de sobra, es comprensible que se embarque en estos proyectos "independientes". Así pues no es pues de extrañar que ya en su primer número, la revista Mongolia se emplee de lleno en atacar la labor de investigación de El Mundo sobre el 11-M, o lanzarse a por el abogado de la acusación particular y los magistrados del proceso que terminó condenando la prevaricación del Garzón.

Pero, además de estas personas, ¿no hay ninguna empresa o sociedad detrás? Cabría preguntarse si hay agún viejo conocido millonario y trotskista envuelto en el asunto, pero por la web de la revista resulta imposible averiguar si hay una empresa o sociedad responsable, ya que la LSSI no parece ir con ellos -tal vez porque la empresa que los aloja está en Cataluña, donde la ley aplica discrecionalmente-, y como evidentemente pueden esperar sentados si pretenden que les de un solo duro por su octavilla, confío en que informe al respecto algún lector que haya tenido la mala suerte de comprar la revista con toda su buena fe.

A falta de saber quién es la empresa responsable, yo me permito conjeturar que es sino un lavado de cara a Público, sociedad interpuesta mediante, y si no exactamente Roures, sí algún otro igualmente controlado desde Ferraz. Necesitaban un sustituto, pero siendo ya conscientes de su target, no han querido repetir el mismo error, y descartaron el formato de periódico diario. Muy acertadamente han considerado que una revista con muchos dibus y pocas letras tendría una mejor acogida, especialmente si es mensual, lo que plazo más asumible para la competencia lectora del destinatario. Pero vamos, que sólo es una teoría.

domingo, 11 de marzo de 2012

Los hierros del 11-M

Puede que al lector le intrigue qué lleva a negar la evidencia hasta el punto de desestimar la aparición de un vagón que demuestra la ocultación de pruebas y la obstrucción a la justicia en el proceso del 11-M, silenciándolo primero, y minusvalorándolo después, hasta el punto de que en el blog de Janli Cebrián se calificó al foco de la explosión que se había hecho desaparecer como «unos hierros». En ese mismo panfleto, donde califican de investigación exaustiva a una clara violación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que prescribe que las muestras y las pericias deben hacerse in situ y de inmediato, y no varios días después, en un desguace perdido, y después de haber roto la cadena de custodia, reconocen que los trenes se desguazaron, pero olvidan mencionar que esto se hizo de inmediato contra toda lógica y sin que haya habido precedente -no olvidemos que el metro de Valencia, por ejemplo, se guardó durante años-, dejando como única muestra para los peritos menos de una treintena de tornillos y clavos. Pongámonos en la piel del progre. En primero lugar tenemos el asunto de Irak. El hecho de que realmente no intervibiéramos en guerra alguna, o que cuando sí lo hicimos cuando Mr. X envió chavales de reemplazo, no hubiera consecuencia alguna no importa. Que la guerra en Afganistán contra fanáticos islamistas no haya despertado la más mínima intención de revancha entre los terroristas, pero una la república semilaica de Sadham sí, tampoco parece tener demasiada relevancia. No olvidemos que aquí el tema principal es que gobernaba el PP, y como todos sabemos, eso ya es de por sí razón suficiente para odiar a España, y mucho más si se trata de miembros de la Alianza de las Civilizaciones. Total, que Al-Qaeda puso una bomba contra el imperialismo derechista de Aznar, pero por arte de magia, Aznar consiguió reenviar la explosión que iba dirigida a él a los pobres trabajadores de los trenes. Evidentemente, Aznar conocía que habían sido los islamistas, no en vano él mismo había redirigido la explosión, pero se aprovechó del shock de los españoles para cargarle el mochuelo a la ETA, propiciando su propia reelección a través de la elección de Rajoy -ya, esto es complicado, pero los católicos creen en la Santísima Trinidad y nadie protesta, ¿no?-, para perpetuar su régimen ultraderechista y opresor. Este maquiavélico engaño consiguió confundir retroactivamente incluso a la policía y al PNV. Luego hubo una instrucción ejemplar, esto es, primero se dictaminó que había sido un atentado islamista, y luego se encontraron pruebas que lo confirmaran. El hecho de que se ignore aún cuál es el explosivo, o quién es el autor intelectual del atentado, es un asunto menor que no influye en lo principal: el PP mató a 192 españoles. Si aparecen pruebas de dudosa procedencia, no hay que preguntarse cómo han llegado ahí, o si son reales, sino si apoyan la teoría oficial. Si confirman la teoría oficial, son buenas. Podríamos entrar en que si las pruebas son buenas, independientemente de cómo y dónde se hayan encontrado, porque confirman la teoría oficial, y la teoría oficial es buena porque se ajusta a lo que las pruebas aparecidas milagrosamente de la nada apuntan, tenemos un razonamiento circular muy sospechoso, pero como no queremos ser acusados de fachas conspiranoicos, mejor lo pasamos por alto. Luego tenemos ese terrible asunto de los testigos rumanos que vieron a Zougham. Los conspiranoicos alegan que no fueron víctimas hasta años después, que recibieron papeles, dinero, y un trabajo a cuenta del empresario amigo de JAG que le organizó la cacería con Garzón y Bermejo, y que sus testimonios son contradictorios, cuando no inverosímiles. Aquí sí que el progre puede desplegar la artillería: por un lado sustenta la versión oficial, lo que convierte al que duda en un facha conspiranoico, pero es que además tenemos un ataque xenófobo en toda regla contra esos pobres rumanos, a los que el facha quiere negar su derecho a trabajar y ganar dinero, y pone en duda su testimonio por ser incongruente porque son rumanos.
Ahora aparecen pruebas que según los conspiranoicos apuntan a que hubo ocultación de pruebas y obstrucción a la justicia. Ésta es la más fácil, porque no hace falta rebatirlo. Es una ofensa a Pilar Manjón las víctimas y punto. Es posible verse ante alguien que espete que el Estado tiene la obligación de perseguir el delito, ¿pero son más importantes esos tecnicismos legales que la opinión de Pilar Manjón los sentimientos de las víctimas? Llegados a este punto se corta la conversación, porque no vamos a discutir con un facha conspiranoico sin corazón. Además, si el blog de Janli ha dicho que son sólo unos hierros, no hace falta decir nada más.
Corolario: Ni miembros de la policía, ni del Poder Judicial, ni del PSOE han tenido nada que ver con las irregularidades del proceso, que dicho sea de paso, son bulos de conspiranoicos, y si tienes pruebas de lo contrario, eres un facha.

Las Cruzadas


Desde el siglo IX los musulmanes se habian expandido pacíficamente a costa del por el antiguo Imperio Bizantino, imponiendo democráticamente un sistema igualitario y multicultural, ayudando a las insolidarias gentes de esos países a abjurar de su antigua religión reaccionaria y discriminatoria, y aceptar la religión de paz para disfrutar de la libertad y vivir en paz con sus nuevos vecinos -que, reitero, llegaron pacíficamente, y si acaso hubo alguna tensión fue siempre por las provocaciones fascistas-, que no sólo los respetaban, sino que instituyeron toda suerte de discriminaciones positivas para que nadie se sintiera excluído. Así prosperaron en una comuna libertaria avanzadísima donde el kalimotxo de Meca-Cola y los porros corrían por doquier. Algunos ideseables intentaban llegar a Jerusalén motivados por su religión reaccionaria, con la única idea de crear crispación, y provocar a los pacíficos árabes haciendo gala en público de su cristianismo, por lo que en ocasiones -menos de las que habrían merecido, desde luego-, al igual que hicieron cuando llegaron pacíficamente con los provocadores locales, tuvieron que aplicarles un cordón sanitario las menos de las veces, y un alfanje sanitario las más. Pero siempre de buen rollito.

Pero un día que el Papa de Roma estaba descuartizando progresistas en el potro con una mano y pegando fuego a feministas con la otra, llegaron noticias de que había triunfado el progresismo. Espoleado por una mezcla de envidia, odio a la libertad, y las insidias de los agitadores que voluntariamente abandonaron los recien creados paraísos socialistas, montó en colera como suelen hacer todos los fascistas y escupiendo espumarajos de bilis, convocó a todos los burgueses capitalistas, y fuerzas de represión que componían su consejo, y que decidieron acabar con esa Acampada de Sol permanente.

Así pues, los malvados cristianos atacaron poblaciones de refugiados palestinos, en sus propias tierras que les habían pertenecido desde siempre como Jerusalén, u otras que el malvado colonialismo europeo había arrebatado a sus legítimos dueños árabes, como Nicea o Antioquía, que, pese a ser sus propias tierras desde hacía veinte años siempre, cuando llegaron de manera pacífica desde Arabia, encontrándose con que aquello estaba ocupado por los insaciables cristianos, siempre ávidos de arrebatarle sus pocas posesiones a quien no tiene nada, que llevaban siglos allí explotando los recursos naturales del país, arrebatándoselos a sus legítimos dueños que llegaron pacíficamente en el 1077.

Aquí hago un inciso para adelantarme a las previsibles preguntas que podría suscitar el hecho de que los legítimos dueños lleguen -pacíficamente, repito- por primera vez a la tierra que les pertenece por derecho milenios después que los malvados ocupantes colonialistas se la arrebataran por la fuerza. Bien, la contradicción no es tal, y si el lector no es capaz de verlo, es que es un fascista.

Aclarado esto, tenemos el escenario completo: bizantinos colonialistas ocupando ilegitimanente Bizancio, imponiendo ilegítimamente un régimen totalitario, y resistiendo violentamente que los legítimos dueños del este recuperen la tierra que les pertenece retroactivamente desde siempre.

sábado, 10 de marzo de 2012

Presentación

Seguramente si el lector es persona cultivada se habrá preguntado en más de una ocasión a qué responden las disparatadas ideas de esos que convendremos en llamar progres. Resulta evidente que para cualquier persona dotada de una visión del mundo mínimamente realista, y poco más que los rudimentos elementales de los campos del saber, que muchas, si no todas, las ocurrencias progres son absurdas. Con este blog trataré de explicar los mecanismos que llevan al progre a defender ese discurso que choca frontalmente contra el sentido común. Para ello, creo conveniente tratar de reproducir su pensamiento. Como para alcanzar el nirvana del buenrollismo sería necesario un largo proceso de adoctrinamiento y desinformación, al que cualquier adulto sensato sería refractario, y la lobotomía está fuera de cuestión, sugiero hacer un ejercicio mental de empatía y tratar de imaginar como pensaría alguien bajo las condiciones que llevan a la progresía.

La razón que me lleva a comenzar este blog es precisamente intentar mostrar el mundo a través de la lente distorsionadora que el progre lleva ante sus ojos, fruto de años de programación mental. Pretendo darle al lector las premisas que llevan al progre a sus falsas conclusiones, exponer su retorcida lógica. El lector puede alegar no sin motivo que los puntos de vista progres que trataré de reproducir están llenos de contradicciones, que no se sostienen por ningún lado, y que nadie con un mínimo de prudencia podría asumirlos. Yo no puedo si no darle la razón, pero ahí entrán los dos pilares que sustentan el pensamiento progre: la total carencia de sentido crítico, y la presión del grupo.

Por un lado, el indiciduo está programado para acatar cuanto le dicen, y hacerlo suyo sin ponerlo en duda. Se ha habituado a una holgazanería intelectual que le hace optar siempre por la solución sencilla, esto es, dejar que sean otros los que piensen y decidan por él. No hay ninguna necesidad de analizar los hechos, formarse una opinión propia, y desarrollar un discurso a partir de ello. Se limita a asumir como propio lo que diga el gurú de turno, que en lugar de ofrecerle hechos en crudo, o siquiera argumentos que soporten su tesis, le ofrece directamente consignas, que el progre hace suyas y repite sin más.

Para reforzar este aspecto, y en previsión de que alguien pudiera tener la tentación de desarrollar una opinión por su cuenta, aparece el grupo presionando al individuo para que no se salga de la vía marcada, y aquí aparece la palabra mágica: el que duda y se plantea preguntas es facha. Iremos viendo que esta palabra, desprovista de cualquier relación con su significado, pasa a ser la carta comodín que pone fin a cualquier discusión. El lector me dirá que el argumentum ad hominem no rebate nada, y salvo para denotar la pobreza argumental del que de él se vale, no sirve para gran cosa. Sí y no. Desde luego, si nos atenemos a las reglas de la lógica, una falacia no tiene peso alguno. Pero si supone la estigmatización social, válido o no, más vale evitar que lo arguyan contra uno. Ignoro hasta que punto puede suponer una amenaza y sería difícil estimarlo. Pero la apreciación general es de que no ser progre, o peor, ser tachado de facha -signifique lo que signifique esta palabra en la neolengua que, salvo el concepto político de la primera mitad del sigloXX, puede ser cualquier cosa: tonto, crítico, disidente, realista,...-, es un suicidio social. Los mass media, monopolizados por la progresía, no admiten discrepancias. Si a lo mediático nos atenemos, el ser no progre es una rareza (y algo indeseable). Si la interacción en la vida real nos demuestra que esto no es así, si que posiblemente sean una minoría, podemos aventurar que sin el miedo al ostracismo que inculca la propaganda, nos podríamos llevar una sorpresa. Rectifico, los progres se la llevarían.
El titulo del blog responde a esta visión fantástica del mundo, ajena por completo a la realidad. Y aunque barajé, además de Los Mundos de YupiEl País de los Teletubbies, cuya profundidad intelectual y el exceso de edulcorantes acaso estén más cerca del objeto del blog, como el uso popular ha sancionado lo primero, y uno, aún sin títulos, palacios, y negocios turbios en Mallorca, es campechano, me decanté por el el insoportable bicho anaranjado.
Y de la misma manera que las gestas de los héroes de la antigüedad las cantó en hexámetros el ciego, las majaderías de los villanos del presente han de ser escritas en prosa corriente, en tanto que el decoro proscribe el verso, por alguien siempre ojo avizor. Si aquéllos tuvieron al poeta, éstos tienen a un humilde juntaletras. Supongo que al final cada cual tiene lo que se merece.