viernes, 28 de diciembre de 2012

Médicos ladrones

Celebro que los médicos hagan objeción de conciencia y se presten a atender gratis a los inmigrantes ilegales, de la misma manera que vería estupendamente si fuera el propietario de una tienda de ultramarinos que mi dependiente se dedicara a prestar ayuda a los necesitados. Lo que no vería ya con buenos ojos es que lo hiciera durante su horario de trabajo desatendiento a los clientes, y a mi costa, regalando los productos de la tienda. De la misma manera, los empleadores de los médicos de la sanidad pública somos nosotros, los ciudadanos, y no es un ejercicio individual de objeción de conciencia, sino un robo al contribuyente, que se ve obligado a costear la sanidad a todo el que se presente en España con intención de recibir servicios por la cara. Oigan, señores doctores, si quieren tener la conciencia tranquila no lo hagan a costa de robar al ciudadano, y presten el servicio a los inmigrantes en sus horas libres en su casa, o en su consulta privada, pero no durante las horas que les pagamos todos, en instalaciones que pagamos todos, con material que pagamos todos, y haciendo esperar a pacientes que sí han pagado por recibir esa atención que ustedes regalan tan alegremente cuando somos otros los que la pagamos. Seguramente el dependiente del ultramarinos del ejemplo terminaría despedido, o incluso ante un tribunal por robarle el género a su dueño, por muy noble que creyera el empleado ladrón que es su causa, sin embargo, cuando los delincuentes son funcionarios, y no roban a una persona, sino a millones, perjudicando de paso a los légitimos beneficiarios del servicio, los chorizos incluso se consideran un ejemplo moral. Pues no, oigan, no. Esperemos que la gestión privada de la sanidad acabe con este tipo de estafas al ciudadano, que ya está bien de que la casta funcionarial tenga acceso libre al bolsillo de los trabajadores que les dan de comer.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Armas, Estados Unidos, y España

Después del impacto de la matanza en una escuela infantil estadounidense por culpa del derecho a portar armas -y sin relación alguna con que la madre del asesino estuviera como una chota y le hubiera estado preparando desde pequeño para un hipotético escenario Mad-Max-, empieza a intranquilizarme un aspecto del asunto. En Estados Unidos, a pesar de contar con unas fuerzas del orden dispuestas a defender la seguridad de los ciudadanos a los que se deben hasta las últimas consecuencias, y un sistema legal que castiga severamente a los elementos indeseables, anteponiendo los intereses de los ciudadanos honrados a los del delincuente, los ciudadanos tienen el derecho a llevar armas y a usarlas para defenderse. Entonces, ¿por qué en España, donde las Fuerzas de Seguridad hacen dejación de funciones, el sistema penal está pensado desde la base para beneficiar al delincuente, está prohibido ya no el uso de armas, sino el uso de la fuerza para defender incluso el propio hogar y a la propia familia? El caso estadounidense es debatible, pero el español no deja el menor resquicio a la duda. Si el Estado tiene el monopolio de la violencia, es porque el ciudadano ha delegado su propia defensa en él, pero si el Estado unilateralmente renuncia a proteger al ciudadano, está incumpliendo su parte del contrato social y, por lo tanto, este queda roto y, como consecuencia, el ciudadano adquiere legitimidad para usar la fuerza y tomarse la justicia por su mano. Podemos, ya que estamos, ir un paso más allá, y plantearnos que si el Estado existe como respuesta a un grupo de personas afines actuando en conjunto por un interés común, en el momento que el Estado empieza a dar recursos necesarios de esas personas a terceros, el Estado no sólo no tiene sentido, sino que puede considerarse contrario a los intereses del ciudadano. Estados Unidos es un circo donde el Estado es el domador que mantiene a raya a las fieras interponiéndose entre éstas y el público que, como lleva sus propios látigos, en ocasiones causa accidentes, pero cuando la cosa se ha ido de las manos han podido defenderse por sí mismo de las bestias evitando una tragedia. La semana pasada un desequilibrado se lio a latigazos con los otros asistentes. En España el domador no sólo no detiene a las fieras, sino que va por las gradas maniatando al respetable, y reprochando con unas palmaditas no muy fuertes en el lomo al animal que devora a alguno de los espectadores.

martes, 4 de diciembre de 2012

¡Que nos privatizan la sanidad!

Parece que en Madrid quieren implantar la gestión privada de los centros sanitarios. Y yo digo, ¿y qué? Si me va a costar menos -porque el quid de la cuestión es éste, la idea progre que que el dinero público, como dijo aquella, "no es de nadie", y de ahí esa querencia al despilfarro sin medida del erario público- recibir la misma atención -esto siendo generosos, porque los hechos apuntan a que no es la misma, sino que la atención que ofrece la sanidad madrileña es mejor y más rápida que el resto de Autonomías-, ¿a mí qué narices me importa quién gestione el hospital? ¿Qué proponen los progres entonces? Fácil: imitar el modelo de aquellas Autonomías donde el contribuyente paga tres veces más, para estar en listas de espera tres veces más largas. El problema que le veo al asunto es que, esos sistemas sanitarios tan buenos por públicamente gestionados y por caros, le terminan colocando pacientes a Madrid. Si Madrid se pasara al estupendísimo modelo que demandan los sindicalistas, ¿dónde derivamos los excedentes?

Pero el caso es aprovecharse de la ingenuidad de la gente. Les dicen que les van a quitar la sanidad pública, y todos lo borregos detrás sin siquiera cuestionarlo. Bastaría pasarse por los hospitales de Móstoles, Torrejón, o Valdemoro, de gestión privada, a preguntar si a alguien le han pedido para atenderle otra cosa que no sea la tarjeta sanitaria. O ya puestos por los diecisiete (17) que hay en Andalucía. ¿Algún matón de la mafia sindical podría explicarnos por qué, si en Andalucía diecisiete no son problema, los son tres en Madrid? Recuerda a la banda de la camiseta verde que, habiéndo hecho su señor el ridículo en las elecciones, boicotea la educación de los niños como chantaje político, tratando de imponer de este modo por la fuerza sus exigencias particulares a la voluntad popular expresada en las urnas. Que me lo expliquen: si puedo elegir colegio, se me oferta educación bilingüe, los niños están a la cabeza de los índices españoles, y encima pago menos impuestos, ¿por qué iba a querer cambiar al modelo de otras regiones donde cuesta una pasta de las arcas públicas, por narices tengo que meter a mis hijos en una clase donde sólo tres hablan español, y los niños salen sin apenas saber leer ni escribir? Pues perdonen, pero si es esto, bienvenida sea la destrucción de la educación pública. Pues los de las batas blancas están en lo mismo: cada vez más hospitales, más atención, más libertad para elegir, y más barato, y los liberados de la bata dale que te pego con la matraca de que se cargan la sanidad pública. El día que privaticen el INEM, lo mismo los parados comienzan a cobrar un 30% más de prestación y les encuentran trabajo en tres meses, saliéndole al contribuyente más barato, y no faltaran funcionarios liberados en la calle clamando contra a destrucción del servicio púlico de empleo, y seguramente algún parado pardillo que caiga. Y muchos progres, muchos. De esos que no han pisado una oficina de empleo en su vida, pero el ser usuarios de la sanidad privada y llevar a sus hijos a elitistas colegios de pago tampoco les ha impedido unirse a los chantajistas en su cruzada contra el contribuyente, y los usuarios de la sanidad y la educación públicas, ¿verdad?

Cualquiera que no esté cegado por el fanatismo ve lo evidente, que la sanidad, lo mismo que la educación, no es más que una excusa de la que se vale el PSOE para lanzar a sus mamporreros, tatando de alcanzar por medios antidemocráticos lo que los ciudadanos le han negado. Si Mussolini tenía camisas negras en su Marcha sobre Roma, sus correligionarios del PSM tienen el arco iris, para regocijo de Zerolo: verdes, los maestros; blancas, los de la sanidad; pardas de de roña, los del 15M -indistinguibles en cuanto a estatalismo, antisemitismo y totalitarismo de otros camisas pardas que habia en Alemania en los 30-; y hasta el azul mahón de todos esos que, sin saberlo, salen a defender el modelo laboral franquista contra cualquierintento gubernamental de modernizarlo tímidamente para acercarlo al de los países más desarrollados de la UE.

Como no hay que ser dogmático, estoy dispuesto a reconsiderar mi opinión tan pronto como vea una huelga en Andalucía por los diecisiete hospitales públicos, diecisiete, de gestión privada.

viernes, 30 de noviembre de 2012

El Follonero, las eléctricas, y la Secta

Desde hace ya unos días no dejo de ver en las redes sociales una campaña de apoyo a Jordi Évole, otrora conocido como el Follonero, para salvar su programa de televisión del supuesto intento de suprimirlo por las compañías eléctricas, rabiosas porque el Évole ha descubierto su pastel. Acostumbrado a mirar con lupa todas estos mensajes en cadena, especialmente si el protagonista está betaificado o, por el contrario, es el mismo Satanás, para la progresía, ahí que he ido a ver de qué iba esto realmente.

El origen es un programa donde se denunciaban las prácticas oligopolísticas de las eléctricas. Aparentemente, a pesar de ser vox populi, los progres no se enteraron hasta que no se lo dijeron en la Secta, lo que nos va dando una idea de que su concepto de una información plural del progrerío es semejante al que tenían en el Kremlin en tiempos de Stalin. Luego buscando, buscando, descubro que la conspiración para quitarse del medio a Évole es, ni más ni menos, ¡que demandar su derecho de réplica! O sea, que el adalid de la ética periodística sólo dio una versión del tema, ¿por qué será que no me extraña que sea el ejemplo de profesionalidad progre? Tampoco me sorprendió que fuera un bulo, si pensamos que tampoco estaba descubriendo nada nuevo y que el oligopolio, precisamente por serlo, no tiene nada que perder, porque no me imagino a los pijoprogres que forman el club de fans de Évole renunciando al suministro eléctrico para manifestar su indignación -mucho me temo que están más por perjudicar al resto de víctimas del oligopolio cortando algún nudo de comunicaciones importante o llenando de basura y pulgas alguna céntrica plaza-, y en último término, a las eléctricas no va a afectarlas. Qui prodes? Pues a simple vista se diría que las campañan buscan las simpatías hacia Évole y la Secta, pero dudo que estén detrás; ¿por qué iban a hacerlo sabiendo que cuentan con el respaldo de una legión de pardillos ignorantes que ni siquiera saben cómo está el percal en el mercado eléctrico hasta que no se lo dice el gurú? Más papista que el Papa los hay en todas las religiones, y la religión progre no es una excepción. Enhorabuena a Évole por descubrir la sopa de ajo, y a la Secta por la publicidad gratuita que le ha llovido del cielo.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Los sindicalistas llorones de las batas blancas

Nos toman por idiotas. La útltima, la especialización en mayores del Hospital de la Princesa simultáneamente a su cierre. Como oyen, las dos cosas. Cualquiera con unas sucintas nociones de lógica podría pensar que funcionar como centro especializado y estar cerrado definitivamente sos mutuamente excluyentes, pero no le pidan lógica a un sindicalista. Y tampoco le pidan que tenga en cuenta que el resto sí piensa. En cualquier caso, a la vista de la pirámide poblacional, un hospital especializado en personas mayores parece lo más sensato y lo más útil para el ciudadano a medio plazo. Los supuestos investigadores que protestan, tendrán que hacerse a la idea de que los ancianos tienen una anatomía tan humana como los jóvenes, y si no, siempre podemos usarlo para la física cuántica, que seguro que encuentra un filón si, en lugar de tener que vérselas con partículas subatómicas usando costosísimos aparatos, se cogen el metro y se presentan ante un enorme edificio que se encuentra simultáneamente en los estados de cerrado y funcionando de centro para personas mayores. ¿Cuánto llevan acabando con la sanidad pública de todos modos? ¿Diez años? Pues tenemos más centros y mejor servicio que nunca, salvo cuando hacen huelga, claro. ¿Y en qué nos afecta a los ciudadanos la privatización? ¿Van a ser más cara? ¿Entonces cuál es el problema? Ah, sí, que si los médicos no son funcionarios atienden mal. Bueno, pues que los echen a la puta calle y contraten a otros que sí estén dispuestos a hacer bien su trabajo. Ya se empezaron a calentar cuando se dio la libertad al ciudadano de elegir médico; todos nos preguntábamos qué podían encontrarl de malo a que la gente fuera al médico que le diera la gana, hasta que salió a la luz que, una vez implantada el área única administrativa, pasarían de 930 representantes sindicales viviendo del trabajo de los españoles a tan solo 90 parásitos. Pues aquí lo mismo. ¿A alguien le han pedido dinero por ser tratado en uno de los hospitales de gestión privada que ya hay en Madrid? Si necesitan todavía más pruebas, recuerden quién empezó con esto de privatizar la gestión hospitalaria: Andalucía. ¿Alguien recuerda que la mafia sindical dijera esta boca es mía? ¿No se está cargando el PSOE la sanidad pública en Andalucía? ¿O cómo funciona esto? ¿Cómo esta sanidad que llevan diez años cargándose es la envidia de cualquier Autonomía que hasta el año pasado mangoneaba el PSOE?

Yo entiendo que haya una casta parasitaria que defienda con uñas y dientes poder seguir viviendo sin dar chapa de los impuestos de los trabajadores, que el apego al privilegio es una cosa muy humana, pero deberían tener un poco de tacto para no insultar a la inteligencia de sus víctimas tratando de convencerlas de que lo hacen por su bien. Si el currito que echa cada día ocho horas en el tajo para que, con el dinero que le quitan, esta chusma viva a su costa, empieza a echar cuentas del número de hospitales que se han abierto desde que surgió el bulo de que querían "acabar con la sanidad pública", el servicio que recibe en Madrid en comparación con otras regiones donde los sindicatos no tienen nada que objetar, (salvo cuando la mafia sindical sabotea el servicio perjudicando los intereses de los ciudadanos que les financian para que vivan a cuerpo de rey sin trabajar),  ya puede el Goebbels sindicalista de turno repetir su mentira mil veces, que ni aun con esas. Luego tratarán de convencer al pobre hombre, tomándolo por tonto, sordo y ciego, de que es mucho mejor pagar un dineral por un servicio de mierda que gestionar bien para recibir una atención de calidad por el precio justo -o el ejemplo que puse en otro post, de que si el pastel hecho de mierda sabe a mierda, la solución no pasa por hacerlo de harina en su lugar (eso sería liberal y facha), sino que la respuesta progresista evidente sería comprar más mierda y más cara-. Si pasaran diez años y tuviéramos un hospital en cada calle y listas de espera de 24h, éstos seguirían a lo suyo, proclamando a los cuatro vientos que es el fin de la sanidad pública.Si pasaran diez años y tuviéramos un hospital en cada calle y listas de espera de 24h, éstos seguirían a lo suyo, proclamando a los cuatro vientos que es el fin de la sanidad pública, como los Testigos de Jehová, que proclamaron por primera vez el fin del mundo en 1874 y desde entonces no han parado de hacerlo en años que han pasado uno detrás de otro sin pena ni gloria, y con una base empírica de sus afirmaciones igual de sólida. En fin, que las garrapatas no contentas con chupar la sangre al pobre can, tratan de convencerlo de que que si ñe ponen un collar antiparasitario jamás podrá volver al parque. Y algunos perros tontos se lo creen.


sábado, 17 de noviembre de 2012

Sobre la pasada huelga


Yo,..................................................................................., con DNI núm. ..........................., Trabajador de la empresa............................................................................................,

DECLARO:

QUE estoy absolutamente en contra de cualquier coacción que limite mi libertad de trabajar.

QUE, por ello, estoy en contra de huelgas, piquetes sindicales y cualquier tipo de violencia que me impida el libre desplazamiento y acceso a mi puesto de trabajo.

QUE por un ejercicio de coherencia con esta postura, y como muestra de mi total rechazo a la conculcación de esas libertades,

EXIJO:

1 º. QUE se me retire el beneficio de la jornada de 8 horas, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la jornada de 15 horas vigente antes de la injusta obtención de este beneficio.

2 º. QUE se me retire el beneficio de días de descanso semanal, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin descanso, de lunes a lunes.

3 º. QUE se me retire el beneficio de días de vacaciones, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin descanso los 365 días del año.

4 º. QUE se me retire el beneficio de las pagas extraordinarias, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de cobrar sólo 12 pagas anuales.

5 º. QUE se me retiren los beneficios de bajas por maternidad, matrimonio, defunción, etc., Ya que estos beneficios se obtuvieron por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar sin derecho a baja por este motivo.

6 º. QUE se me retire el beneficio de baja por enfermedad, dado que este beneficio se obtuvo por medio de huelgas, piquetes y violencia, y se me aplique la obligación de trabajar aunque esté gravemente enfermo.

7 º. QUE se me retiren los beneficios de aportaciones a la Seguridad Social y al desempleo, dado que estos beneficios se obtuvieron por medio de huelgas, piquetes y violencia. Yo me encargaré de obtener atención médica de pago, y ahorraré para cuando no tenga trabajo.

8 º. Y, en general, que se me retiren todos los beneficios obtenidos por medio de huelgas, piquetes y violencia que no estén contemplados en este escrito.

9 º. DECLARO, también, que renuncio de manera expresa, completa y permanente a cualquier beneficio actual o futuro que se consiga por medio de la huelga del día 14
Circulaba recientemente por las redes sociales la carta que precede estas líneas que, a propósito del exiguo seguimiento de la huelga sargento chusquero general, imitaba un modelo de renuncia a los derechos supuestamente conseguidos gracias a la lucha sindical, a rellenar por aquellos que no comulgan con los métodos mussolinianos para alcanzar fines políticos. El escrito trata de apelar a la conciencia de aquellos  que consideran que si alguien, los  sindicatos por ejemplo, cree que puede ser una alternativa al Gobierno legítimamente elegido por los ciudadanos, lo tiene tan fácil como constituirse como partido político, concurrir a las elecciones y, si cuenta con apoyo popular suficiente, cambiar la ley -aunque dudo que las bandas sidicales llegaran a hacerlo, visto cuán provechosa les ha resultado la reforma laboral contra la que protestan para despedir a sus propios empleados, y la alegría con la que la usan-, exortando a que antepongan su agradecimiento a su propio interés particular, y de paso apoyen conculcar las libertades individuales de los demás.

En un primer momento he pensado que por la misma regla de tres se podría pedir a la inmensa mayoría los alemanes que, como rechazan el nacionalsocialismo, deberían renunciar a conducir por las autobahnen, y en ese sentido iba a desarrollar este post. Sin embargo, había algo que no terminaba de convencerme, algo que no cuadraba, así que lo dejé estar. Hoy he caído en la cuenta de qué era lo que me chirriaba en la analogía: mientras que Hitler sí se lió a construir autopistas por doquier con la misma fruición que otros inaugurarían pantanos en latitudes más meridionales, los puntos a los que el escrito pretende que renuncien la mayoria de los trabajadores, en España, en 2012, y en esta dimensión espaciotemporal en concreto, no son fruto de la lucha sindical. Analicemos el pasquín punto por punto:

1º Se habla del decreto de Romanones en respuesta a la huelga anarcosindicalista de la Canadiense en Barcelona como la razón de la implantación de la jornada de ocho horas semanales, y salvo en textos académicos se pasa interesadamente por alto que el Gobierno ya había empezadopor su cuenta movimientos en ese sentido antes de la huelga, y de hecho los obreros de la construcción ya disfrutaban de la jornada laboral de ocho horas. El conflicto de Barcelona era particular entre los empleados y su empresa, y Romanones aprovechó para matar dos pájaros de un tiro.

2º La Ley de Descanso Dominical de 1904 de Maura respondió no a las huelgas, los piquetes, y la violencia, sino al dictamen de un comité de expertos constituido por un Gobierno un tanto paternalista para con los ciudadanos, bajo la premisa de "efectuar la revolución desde arriba para evitar que la hagan desde abajo". Puro neodespotismo ilustrado.

3º  En España las vacaciones pagadas son cosa de Girón de Velasco, uno de los elementos más ultramontanos del franquismo, y se aprobó en la época de la autarquía, precisamente cuando los únicos sindicalistas que se podían ver eran los del Sindicato Vertical.

4º Las "paga de Navidad" y la antes conocida como "del 18 de Julio" están también en la lista de haberes del sujeto anterior, y aunque sí hubo violencia, fue más que una huelga. Se refiere al 18 de julio de 1936, y dudo mucho que Girón estuviera pensando en satisfacer las demandas de los sindicatos marxistas cuando instituyó las pagas extras.

5º La baja por maternidad se instituyó durante la dictadura de Primo de Rivera, en adhesión al Convenio de Washington de 1919 promovido por el Gobierno estadounidense para garantizar la estabilidad en la posguerra.

6º y 7º A vueltas con Girón. Empiezo a notar una querencia azul mahón del redactor que podría apuntar a algo freudiano.

8º Está bien cubrirse las espaldas, no vaya a ser que, como se ha visto, ninguno de lo expuesto en puntos anteriores se deba a las huelgas, los piquetes o la violencia.

9º Estaría bien, por ecuanimidad, que los huelguistas renunciaran a vivir en un país que va tirando gracias a los que quieren trabajar que, afortunadamente y tal como se ha demostrado el 14N, son la gran mayoría de los españoles.

Suponiendo que los huelguistas que comparten la carta desaprueban la aristocracia terrateniente, el fascismo, y el imperialismo yankee, les sugiero que hagan "un ejercicio de coherencia con esta postura", y demuestren su total rechazo exigiendo que les sea retirado todo aquello que instituyeron aquéllos a los que desprecian o, alternativamente, alfabetizarse, dejar de difundir falacias que sólo engañan a los simples y a los iletrados, y no boicotear la recuperación del país, que no está la cosa como para tonterías. Si quieren hacer huelga, que la hagan, total, son cuatro gatos que además suelen ser esos que estorban más que ayudan, pero que dejen trabajar a todos aquellos, la inmensa mayoría, que no tienen interés en que quiebre el país, ni en proclamar un bananato bolivariano. Que se diviertan sin molestar, vamos. Y en cualquier caso hay un montón de países del tercer mundo dispuestos a acoger con los brazos abiertos a revolucionarios con jugosas cuentas corrientes.

Por supuesto que en mi refutación me refiero a España pero, dado que la huelga era internacional, tal vez la misiva no estuviera destinada al trabajador español sino al habitante de los Mundos de Yupi, lugar en el que, como es bien sabido, todo lo bueno conocido y por conocer lo trajo Carlos Marx un día que pasaba por allí. Yo dejo este post en cualquier caso, que más de un producto de la LOGSE podría pensar que fue es en su propio país donde se alcanzó todo eso por medio de huelgas, piquetes y violencia, sin pensar en que se refiere a ese  lugar más allá del arco iris donde habitan los que viven de sus impuestos.

jueves, 1 de noviembre de 2012

¡Que los pobres paguen el pato!

Andan las aguas revueltas en la Universidad. Al parecer les han subido las tasas, y les ha faltado tiempo para lloriquear arguyendo que es el fin de la enseñanza pública y que sólo los ricos podrán tener estudios superiores. ¿No querrán decir en realidad que los incapaces lo van a tener más difícil? Porque no hay noticia de que vayan a suprimir las becas, por lo que, salvo casos muy particulares, la única traba que se van a encontrar las familias humildes para que sus vástagos obtengan un título universitario es la que determina su propia aptitud.  Si no alcanzan los criterios académicos, una de dos: o bien no están capacitados para ello, o bien no les interesa, y en cualquiera de los dos casos justifica que no tengamos por qué costeárselo los demás.


Si a las familias humildes cuyos hijos tienen capacidad y ganas para estudiar no les afecta, ¿quiénes son entonces los perjudicados? Básicamente las clases medias y altas. Esto implica que, dado que la educación euniversitaria la copan precisamente estas dos clases más que las bajas, lo que reivindican implícitamente los universitarios es que la educación superior de un niño pera de El Viso la costeen solidariamente los obreros de Villaverde con sus impuestos. De ahí su indignación por una medida aparentemente tan social como que las tasas vayan en función de la renta en Cataluña.

Más de lo de siempre, señoritos en pie de guerra para seguir obligando a que las clases humildes les financien los privilegios, niños de papá que no han dado golpe en su vida forzando a que el chaval de barrrio que lleva ganándose el pan en el taller desde que apenas terminó la ESO les costee la carrera con su exiguo sueldo.

Teníamos a los conductores de Metro dedicándose a perjudicar a los trabajadores honrados, so pretexto de que con los recortes ahora el contribuyente va a pagarles un sueldo de sólo cuatro veces más que los trabajadores que padecen los paros, esos que llevan años apretándose el cinturón. Ahora se unen los estudiantes de buena familia a la procesión, reivindicando su derecho a que el obrero y su hijo coticen para pagarles la carrera.

El discurso marxista obrero puede estar equivocado, pero es consecuente en tanto que pretende dignificar sus condiciones. Cuando las castas privilegiadas se apropian de ese discurso, obviando que la lucha obrera es precisamente eso: obrera, ampliando el termino proletario hasta despojarlo de significado -incluso un patrón millonario es proletario, siempre que luzcan un pin bien visible con la hoz y el martillo-, el resultado es un esperpento de privilegiados defendiendo sus prebendas, que no resiste el análisis marxista ortodoxo más superficial. También tiene que ver que el pensamiento progre de hoy, al contrario que el de hace treinta años, no se fundamente en el estudio de los teóricos marxistas, sino en aceptar acríticamente consignas ramplonas que hoy pueden decir blanco y mañana negro, sin que nadie repare en la contradicción, y la ideología tiene más que ver con la camiseta que lleves que con un análisis de las estructuras económicas. Afortunadamente, aún prevalece el voto de millones sobre los gritos de dos o tresmil en una plaza, y eso es lo único que nos salva por ahora del totalitarismo de un bananato bolivariano, mal que les pese a los que organizan las algaradas ilegales en las proximidades del Congreso.

domingo, 28 de octubre de 2012

Los expulsados de la reforma laboral

Mira que ya van meses, y aún siguen soprendiéndome aquéllos que, encontrando la reforma laboral inaceptable, están planteándose la emigración, o más bien, siendo fieles a la realidad, van predicándolo a los cuatro vientos sin demasiada intención de llevarlo a cabo efectivamente. Entonces pregunto, ¿a dónde piensas emigrar: a Cuba, a Marruecos, ...? Dados los motivos, el destino más obvio sería un país de esa catadura. Pero no, el destino nunca es uno de ésos, sino que es indefectiblemente un país europeo. La segunda pregunta se hace obligada: "¿Eres consciente de que, aun con la reforma laboral española, la legislación laboral del país al que quieres ir es de lejos mucho más flexible? O con una metáfora: ¿estás seguro de que, como la piscina está un poco sucia, quieres bañarte en mierda en la depuradora municipal?

lunes, 22 de octubre de 2012

El mundo al revés

Algo está muy mal en un país cuando en lugar de haber huelgas de proletarios contra la patronal, hay huelgas contra los obreros, protagonizadas por privilegiados que cobran más de 3000 € al mes (conductores de Metro), funcionarios (maestros), e incluso por quien ni siquiera trabaja (estudiantes), y hasta por quien vive de parasitar a los trabajadores (liberados).

sábado, 20 de octubre de 2012

Analfabetos en huelga por la educación

Estos días estamos contemplando algo inaudito: a la casta funcionarial educativa, se le ha unido la burguesía progre pseudosindical que, en un hecho sin precedentes, ha usado a sus propios hijos como rehenes. Es por ello que debemos congratularnos, porque lo previsible era, lo mismo que han venido haciendo los maestros, que utilizaran a los hijos de los demás. Aunque tampoco me hago ilusiones, y no descarto la posiblidad de que los de la CEAPA tengan a sus hijos a buen recaudo en un exclusivísimo colegio privado, mientras se aprovechan de los tontos útiles que por ignorancia secundan esta pantomima orquestada en Ferraz. Porque, ¿de qué se quejan? Se puede entender que los maestros estén molestos por haber visto perjudicados sus ingresos y tener que trabajar un rato más. El egoísmo forma parte de la condición humana, y mirar por el propio interés y tratar a toda costa de mantener los privilegios es normal; seguramente yo también llevaría una camiseta verde si fuera de la casta funcionarial docente. Pero con la excusa de que es por defender la educación pública de los recortes se han meado fuera del tiesto. Se basan en la falacia socialista de que más gasto implica más calidad, cuando está mil veces demostrado que no es cuánto dinero se derrocha, sino cuán eficientemente que se gestiona. Por tomar emplear otro de los caballos de batalla de los voceros progres podemos recurrir a la sanidad. Si se presenta la duda entre ser operado en Madrid o en Sevilla son pocos los que no se alegrarían de ser despertados de la anestesia con un chotis. Si el gasto educativo fuera un indicador de la calidad educativa España debería estar situada por encima de Finlandia en los informes PISA, y es que en Finlandia, país cuyo modelo educativo toman estos cazurros como modelo, gasta menos por alumno que España. Ignoran también que si importáramos los requisitos de acceso a la carrera de Magisterio finlandesa, ninguno de los que están ahora enseñando en los colegios estaría allí, ya que ni en sus más fantásticos sueños hubieran sido admitidos, habida cuenta de que en España es un título que se da por pasar tres años cantando y pegando judías en cartulinas, y dado que el título de Bachillerato lo regalan por asistir de vez en cuando y tener una idea aproximada de como se agarra un lápiz, hay un montón de iletrados a las puertas de la Universidad que cogen esos estudios porque no valen para ninguna otra cosa y les hace ilusión tener un diploma. Por Comunidades Autónomas, la penúltima en la lista de gastos es Madrid, que dudosamente tendría algo que envidiar a Extremadura o Castilla-La Mancha, con más gasto. Pero resulta que incluso dando por cierta la falacia de que existe una relación directa entre gasto y calidad, nos encontramos con que la Comunidad Autónoma que menos gasta es Andalucía, y tienen más horas que en Madrid; ¿y la protestas contra el cacique local? Si realmente les preocupara la educación pública exigirían no más gasto, sino una reforma educativa. Si Finlandia se gasta un euro en harina para hacer pasteles, nosotros nos gastamos dos euros en estiercol, y nos quedamos estupefactos porque nuestro pastel sabe a mierda. Y aún tiene valor el vendedor de abono de achacar el resultado a no haber usado el suficiente guano, proponiendo empezar a gastar tres euros en lugar de dos.

¿Dónde estaban las protestas ante las sucesivas reformas educativas socialistas que acabaron con la educación pública llevándose con ella la movilidad social? Antes de la LOGSE un buen estudiante de familia humilde podía estudiar en un sistema de calidad, con la garantía de que al terminar tendría un buen trabajo y mejoraría su posición social con respecto a la de sus padres. Las reformas socialistas terminaron con esto de raíz, igualando a lo bajo hasta que la educación pública se devaluó por completo, garantizando que las masas obreras, donde el socialismo cree tener sus caladeros de votos, permanecerían estables, al haberles privado de la oportunidad de ascender. A principios de los 90 se estaba asentando la clase media, y de mantenerse la tendencia hacia una sociedad moderna en PSOE se convertiría en un anacronismo. La LOGSE fue una reedición más benevolente de las deportaciones al campo de los habitantes de las ciudades camboyanas que emprendieron los Jémeres Rojos; el objetivo es el mismo en ambos casos. De paso evitaron a sus propios hijos el tener que competir con los hijos de los obreros, ya que sólo las castas privilegiadas podrían permitirse una enseñanza de calidad. Si realmente preocupara la calidad no se estaría hablando de dinero, sino de la necesidad imperosa de implantar un sistema exigente que separare por tramos a edad temprana según las aptitudes.

Con el asunto de los padres que utilizan a sus vástagos como escudos humanos, o la huelga de estudiantes de Ensañanzas Medias y Superiores, entramos de lleno en el pensamiento mágico. Del mismo modo que el cazador primitivo se cubre con la piel de la fiera confiado en adquirir sus facultades de esa manera, nuestros protagonistas han observado que cuando los obreros no van a trabajar, el patrón se ve obligado a responder, pero de la misma manera que la fuerza del osos no reside en su piel muerta, la fuerza del obrero no está en el absentismo per se, sino en que detiene o ralentiza la fabricación de mercancía. Nuestros aprendices de revolucionario, al igual que el cazador paleolítico, se ha fijado sin embargo en los elementos externos, y les ha atribuído un poder mágico que en realidad no tienen. Los estudiantes no son el obrero que detiene la producción, sino el viajero del Metro que se compra un billete de diez viajes e, indignado por la subida de su precio, para protestar lo tira después de hacer sólo nueve viajes, o el que paga diez litros al dependiente de la gasolinera y, como considera el importe abusivo, cuando lleva nueve litros cuelga la manguera y se va. Lo mismo que el troglodita no es un tigre de dientes de sable aunque se recubra con su pellejo, el estudiante tampoco es un obrero. Aunque millones de años los separan, están unido por su incapacidad para discernir las causas últimas, y ambos se quedan en la superficie. Si el obrero no es aquél cuyo único patrimonio es su fuerza de trabajo, que vende a cambio de un salario, sino un jovencito de familia burguesa con los complementos de moda y las chapitas adecuadas, no es de extrañar que se hayan adoptado manifestaciones externas sin considerar siquiera que responden a unas causas. Mucho me temo que esta manera irracional de actuar es la consecuencia directa de lo que se expone en el segundo párrafo.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Tirando piedras sobre su propio tejado


Ha empezado a circular por las redes sociales la composición fotográfica que encabeza estas líneas. ¿Pero tan bajo hemos caído que hasta los supuestos maestros del agitprop han alcanzado semejante extremo de ineptitud? La segunda foto circulando por las redes sociales, parece razonable: oculta convenientemente lo que hay detrás, para confiar en que el borreguismo de la tribu haga el resto. Hubiera valido, y hubiera hecho un excelente servicio de propaganda.¿Pero qué necesidad había de compararla con la primera foto, donde se ve perfectamente al resto de los agentes en posición de defensa hacia una amenaza procedente del lado contrario? ¿Cómo tenían pensado atacar los "salvajes policías"? ¿A culetazos? Hace falta ser cínico para difundir una propaganda tan burda que da la conclusión explícitamente en la primera línea, y rematar la faena con "observa las imágenes y juzga por ti mismo". Pero lamentablemente basta con asomarse a las redes sociales para constatar que todos esos que asumen como su propio discurso estas consignas prefabricadas, realmente creen estar juzgando por sí mismos.

Afortunadamente para nuestros revolucionarios de la hoz y el iPhone, el wishful thinking supera cualquier obstáculo que la reaccionaria realidad interpone en su carrera hacia una democracia real -como la de Cuba, por ejemplo-, y no faltan los que ven claramente lo que desearían que fuera, digan lo que digan las fotografías. Y también afortunadamente que no responden ante un Stalin o un Carrillo, que por una cagada semejante los habría depurado antes de que acertasen a comprender su fallo. Los viejos del Partido deben de respirar aliviados sabiendo que, si bien la ESO ha creado una nueva generación de completos zotes, incapaces de hacerse cargo dignamente de la otrora eficacísima propaganda, también ha hecho de las víctimas del adoctrinamiento unos mentecatos integrales que aceptan cualquier cosa sin el más mínimo asomo de criterio.


25-S: Había una vez un circo.

Algunos han dicho que esto era un remedo del 23-F, pero a lo que realmente recordaba en la apariencia era a la Marcha sobre Roma de Mussolini, pero a la española, esto es, falangismo puro y duro. No en vano lo que defendían los de hoy era ni más ni menos que el Fuero del Trabajo y posteriores concesiones sociales del primer franquismo. Irrelevantes en las urnas, se echan a la calle creyéndose imbuídos de una legitimidad de mayor rango que el voto de los ciudadanos, se declaran unilateralmente portavoces del pueblo desautorizando a aquellos a los que el pueblo pueblo soberano sí ha elegido, y lo ha hecho además democráticamente en unas elecciones libres, y se lanzan a deponer, ellos, tresmil, a aquellos que cuentan con el respaldo electoral de millones. Y lo hacen no para exigir reformas radicales que nos faciliten la salida de la crisis, sino para exigir que se mantenga el modelo laboral y social nacionalsindicalista cuyo peso ha sido el mayor lastre que arrastra nuestro desarrollo. Paradójicamente son éstos a los que no se les cae de la boca la acusación de fascista para quien desee reformar el sistema sociolaboral que heredamos del falangismo más ultramontano y desee implantar en España un modelo equiparable al del resto de democracias europeas. Nada de extrañar en un país en el que se considera progresista volver al Antiguo Régimen previo a los Decretos de Nueva Planta, y reivindicar un foralismo ruralista que en el siglo XIX era totalmente reaccionario. Riánse ustedes del doublethink de 1984.

¿Pero qué es lo que se ha dejado ver hoy? En principio parecía lo de siempre, un montón de liberados andaluces de UGT y CCOO venidos en autobuses pagados por todos para pasar el día con los amigos en Madrid. Y como no hay sindicato vertical sin Coros y Danzas, hasta nos han deleitado con un poco de folclore de la tierra, interpretado por un elemento del sindicato de Gordillo. Cincomil personas tirando a lo alto. Un tipo envuelto en una bandera de Andalucía con estrella roja reglamentaria y una peluca de payaso del mismo color se iba paseando por las primeras filas, e involuntariamente ha servido para sintetizar todo lo que era la mascarada que allí se estaba representando.

A primera vista parecía una de tantas manifestaciones teledirigidas por el PSOE mediante sus filiales, todo previsible. Hasta que han hecho acto de presencia los violentos usando los mástiles de sus rojísimas banderas para zurrar a los antidisturbios. Vallas volando, tímidas cargas policiales, bengalas... Incluso han conseguido aislar a un agente, tirarlo al suelo, y despacharse con él a gusto a  patadas, hasta que ha conseguido arrastrarse a un lugar seguro -secuencia que, a pesar de haberse visto íntegramente en el streaming de El País, ningún medio ha reproducido, o siquiera ha publicado un fotograma de él-. Demasié pa'l body, han debido de pensar los sindicalistas profesionales, a los que les ha faltado tiempo para irse con la música a otra parte en cuanto han advertido cómo se estaba poniendo el percal, probablemente en dirección a algún mesoncito apañado de Huertas desde donde continuar la revolución a salvo trasegándose unas cañitas y unas racioncitas, sin dejar, eso sí, de apoyar moralmente a la impetuosa juventud que se las está entendiendo con la policía.

Una vez despejada la zona de turistas sindicales, ya sólo han quedado los que jugaban en casa. Éstos ya eran más jovencitos, predominando el típico estudiante activista, que tiene más años en la universidad que un catedrático emérito, y como ya esté en la mamandurria sindical, los que le quedan. La mayor alegría ha venido al reconocer a unos viejos conocidos entre los congregados, la organización trotskista Izquierda Anticapitalista con su comitiva de tontos útiles pescados en institutos y universidades. Para el que no la conozca, se trata del típico partidillo trotskista  que picotea ora en el maoísmo, ora en el leninismo, y nunca en la democracia. La particularidad que tiene es que fue la organización que desde el primer día se disputó el monopolio del movimiento 15-M con la marca blanca de IU, Democracia Real (DRY), resultando ganadora al KO, y haciéndose finalmente con el control de las asambleas. Hoy son los que dictan lo que éstas decidirán "democráticamente".

Al final, supongo,  el hambre se ha impuesto, y han ido a meterse una de bravas con unos kalimotxos, marcando la diferencia con aquellos aburguesados revisionistas que han puesto pies en polvorosa en cuanto han visto que pintaba en bastos. Pero no menos de dos horas después del tiempo hasta el que estaban autorizados, sin que esta violación patente de la legalidad y perjuicio para los madrileños haya parecido importarle lo más mínimo a nadie en la Delegación de Gobierno. Una vez más, somos lo más parecido a una república bananera que hay en la UE.

domingo, 23 de septiembre de 2012

El polémico vídeo del mofeta Mojamé



¿Se imaginan por un momento que los neonazis declararan pusieran precio a la cabeza de Oliver Hirschbiegel por dirigir El hundimiento? ¿Y qué tal si asesinan a un embajador de España porque  ciudadanos españoles cuelgan en Youtube parodias de la conocida escena de la rabieta del dictador? ¿Y si además los líderes de las democracias lo justificaran preocupados por las sensibilidades de los nazis de todo el mundo, so pretexto de que no todos los nazis exterminan judíos, sino que la mayoría de los nazis son moderados? ¿Y si además fueran un paso más allá e hicieran lo que estuviera en su mano para prohibir en su país la película y las parodias de Youtube? ¿Qué me dirían?

Sidney, Australia
Pues está ocurriendo exactamente eso, sólo que en lugar de renunciar a la libertad de expresión y a los valores humanistas democráticos para contentar a los fanáticos hitlerianos, nos arrodillamos ante los fanáticos del mofeta Mojamé. Pensemos también en la campaña antireligiosa que hubiera emprendido la prensa progre en caso de que un solo fanático religioso hubiera no hecho, sino siquiera intentado, llevar a cabo una acción violenta como protesta por La pasión según San Mateo, La Vida de Brian, El código DaVinci, o cualquier otra de las muchísimas obras que pudieran ser consideradas blasfemas por el Cristianismo. Y ahí tenemos otra diferencia notable: mientras que los cristianos moderados hubieran condenado sin ambages al tarado, los llamados musulmanes moderados justifican una y otra vez los actos terroristas de sus correligionarios radicales.

Occidente padece el síndrome de la mujer maltratada -maltrato, por cierto, bendecido por el Islam (Corán 4:23, 4:34)-  que no hace más que sufrir toda clase de agresiones de un maltratador musulmán y, en lugar de plantarle cara, lo justifica, y se culpa a sí misma de las palizas. Si lleva el ojo morado, se siente culpable por haberse puesto la falda tan corta. Si tiene la espalda llena de moratones, se siente culpable por no haber sido más comprensiva y amable con él. Si sufre hemorragias vaginales consecuencia de las continuas violaciones, se siente culpable por ser una mala mujer. Si ha perdido varios dientes, se siente culpable por haberle respondido. ¿Les suena?

Londres, Reino Unido
En lo que estamos con esta película es en que ella se ha llevado una paliza por llamar maltratador al maltratador, y otra por decirle que no la respeta al que no la respeta. Porque todo lo que en la película  se cuenta está respaldado por el Corán y los hadices. Si nos fiamos de los textos sagrados islámicos, el mofeta Mojamé tuvo sexo  con una niña de nueve años "que aún jugaba con muñecas" (Bukhari 7:62:88), asesinaba a mercaderes desarmados para robarles, tomaba a sus mujeres como esclavas sexuales (Corán 4:3, :24, 5:89, 23:5, 33:50, 58:3, 70:30), y recomendaba a sus hombres violar a las prisoneras delante de sus maridos antes de degollarlos  (Corán 4:24),  lo que hacían sin distiguir hombres o niños de seiscientos en seiscientos (Corán 47:4), y cualquier perversidad imaginable. Eso está en los textos que los musulmanes toman como verdad revelada por su dios, al alcance de cualquiera que quiera leerlos. Pues resulta que este señor es el más perfecto de los hombres y modelo de conducta y moral que todo buen musulmán debe seguir (Corán 68:4, 33:21). Esto nos lleva a la pregunta de si la reacción es porque no quieren oir quién era realmente su mofeta o porque no quieren que lo oigamos los infieles. Cuesta creer que a alguien familiarizado con los textos sagrados islámicos le pillen de nuevas este proceder del mofeta. Parece más verosímil que la rabieta no es tanto porque se de una imagen falseada de Mojamé, sino porque en el mundo civilizado consideremos su conducta y moral reprobables y, por lo tanto, también las de los que toman a Mojamé como modelo. Si piensas que eres parte de un culto destinado a someter al mundo, y ves que los que, por derecho, deberían ser tus esclavos, no sólo no lo son, sino que encima te toman a pitorreo, aparece la disonancia cognitiva. Imagínense que el Partido Nazi jamás hubiera salido de una taberna de Baviera, y que el resto de Alemania se dedicara a parodiar al iluminado del bigotito de Charlot. Ésta es exactamente la misma situación trasladada a una escala mundial, sólo que en esto que nos ocupaes lo que nos ocupa, venderíamos a nuestra propia madre con tal de que los nazis no se sientan molestados.


Lo paradójico es que, las verdaderas víctimas del vídeo, no han abierto la boca para protestar. Los amantes del cine deberían haber puesto el grito en el cielo ante semejante despropósito contra el Séptimo Arte, que por cierto, ha contribuído más al progreso de la Humanidad desde un rinconcito de California en apenas un siglo, que toda la (in)civilización islámica en milenio y medio.


Por su interés añado un vídeo que todo pardillo occidental buenrrollista debería ver un par de veces para caerse del guindo.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Elegía al Carnicero de Paracuellos

«Hoy soy vecino de Aranjuez, tengo 65 años y en el año 1936 fui enterrador del cementerio de Paracuellos del Jarama. También estuve en la checa de la Escuadrilla del Amanecer, de la calle Marqués de Cubas 17 de Madrid, donde presencié los mas [sic] horrendos martirios y crimenes [sic]. También estuve en el cuartel de asalto de la calle Pontones donde tú, Santiago Carrillo, mandabas realizar toda clase de martirios y ejecuciones de la checa de tu mando. Yo soy el pionero al que llamabas el Estudiante, que llevaba la correspondencia de las distintas checas a cambio de la comida que me dabais. ¿Me recuerdas ahora, Santiago Carrillo? ¿Te acuerdas cuando tú, acompañado de la miliciana Sagrario Ramírez, Santiago Escalona y Ramírez Roiz, alias el Pancho, en la carretera de Fuencarral km 5, el día 24 de agosto de 1936, siete de la mañana, asesinasteis al Duque de Veragua, que tú, Santiago Carrillo, madasteis [sic] que le quitaran el anillo de oro con piedras preciosas; y recuerdas que no se lo podian [sic] quitar y tú, Santiago Carrillo ordenastes [sic] que le cortaran el dedo; recuerdas, Santiago Carrillo, la noche que fuisteis a la checa de Fomento con tu coche Ford M-984 conducido por el comunista Juan Llascu y los chequistas Manuel Domicris, el Valiente, y el guarda de asalto José Bartolomé, y que entonces en el sotano [sic] mandastes [sic] quemar los pechos de la monja sor Felisa del Convento de las Maravillas de la calle de Bravo Murillo, y que así lo hizo el Valiente, con un cigarro puro. Esto sucedió el día 29 de agosto a las tres de la madrugada».

César Vidal, Paracuellos-Katyn, Libros Libres, 2005.

lunes, 10 de septiembre de 2012

En defensa de Eurovegas

Sin haberme pronunciado, el hecho de que la casta política catalana quisiera para sí el complejo Eurovegas -hasta que, como la zorra de Esopo, lo despreciaron una vez descartada su candidatura-, hizo que se encendieran todas las alarmas: "Si no quieren que vaya a Madrit, no debe ser mala cosa", pensé. A esta corazonada se unió el placer que me produce contemplar a lo peor de cada casa -los meapilas del Opus y del PSOE, tarados mentales de diverso pelaje, de la Falange y de Izquierda Anticapitalista, y toda suerte de combinaciones entre ellos-, destilando bilis y subiéndose por las paredes ante la perspectiva de que no se tengan en cuenta sus prejuicios y tabúes en asuntos que no les conciernen. Vamos, como oír al perro del hortelano desgañitándose a ladrar ciego de rabia en el huerto, mientras tú coges tranquilamente la fruta de la rama del manzano que sobresale por encima de la tapia.

Pero mi razón principal es que somos ya muchos millones de parados, y no estamos como para ponernos pejigueras con el trabajo. Efectivamente puede que las condiciones laborales que ofrezcan no sean las mejores, pero seguramente, para el parado de larga duración que ha agotado la prestación y no percibe ninguna ayuda, incluso esas malas condiciones son una luz de esperanza. Hoy, como el escudero del Lazarillo, son muchos los que aún no aceptan que los buenos tiempos se acabaron, que están en la miseria, y que hay que tragarse el orgullo para sobrevivir. Una década de bonanza, y ya dieron por hecho que esto era Escandinavia o Centroeuropa. Pero no. Lamentablemente no lo somos. Nuestra mentalidad se aproxima más al indio bananero que despotrica contra EEUU, gracias a cuyo dinero e inversiones el país no es aún más pobre y analfabeto, que a aquellos europeos del norte que creen en el esfuerzo y en la responsabilidad individual. Los resultados de ambos enfoques están a la vista, pero aquí nos hemos decantado por el modelo bananero: primero los empresarios, luego los mercados, ahora Alemania,... Nadie asume su parte de responsabilidad. Por lo visto estábamos todos fuera cuando esto se fue a la mierda.

Siento ser yo quien dé la mala noticia, pero es que dependemos del turismo porque nuestro sector industrial es ridículo. Y no competimos con Suiza, si no con Croacia. Y de la misma manera que el etiope al borde de la muerte por inanición, un esqueleto andante, sería estúpido si rechazara un bocadillo de chorizo so pretexto de que tiene mucho colesterol, nosotros debemos aprovechar las oportunidades que se nos presenten. Seguramente Noruega exigiría mejores condiciones, pero es que tampoco somos Noruega, sino un país del Mediterráneo con un pie en el Tercer Mundo. Despojémonos de una vez de ese orgullo del pobre vergonzante y asumnamos lo que somos, porque sólo así podremos empezar a salir del pozo y, entre tanto, unos cuantos centenares de miles de desempleados podrán volver a llevar comida a sus mesas.

sábado, 14 de julio de 2012

Rajoy

Al contrario que la progresía hipócrita que callaban cuando ZP hundió a España, y luego tomó medidas similares a las del Gobierno actual, yo sí lo critiqué, lo que me valió recibir los epítetos estándar -reemplazar el pensar por memorizar cuatro consignas va en detrimento de la originalidad-, empezando con el clásico "facha", por parte de aquellos cuyo fanatismo les impide aceptar otro pensamiento que no sea el suyo, y que irónicamente están más cerca de ese fascismo contra el que predican, que aquellos a los que acusan de fascistas por defender las libertades indiviudales y que el ciudadano es un ser adulto y responsable de sus propias acciones con derecho a vivir sin que el Estado tutele todos los aspectos de su vida. Pero no me domina el fanatismo, ni le rindo pleitesía a nadie. Tampoco me limita la necesidad, propia de un pensamiento primitivo, de manejar objetos concretos y recibir una recompensa inmediata, sino que soy capaz de elaborar pensamientos abstractos y puedo proyectar a largo plazo, que son precisamente las capacidades que nos distinguen a los humanos de los simios, aunque cada vez cueste más distinguir. Es por ello que no me condicionan ni el hooliganismo de un partido político, ni el cortoplacismo del mentecato.

Así que, si bien entiendo que hay que apretarse el cinturón dada nuestra precariedad, no me entra en la cabeza por qué, primero ZP y ahora Rajoy, recurren como medida de ahorro a subir los impuestos y recortarle el sueldo a los funcionarios, cuando el gasto es consecuencia de un disparatado sistema administrativo. ¿Qué creen los políticos que sería el resultado de someter a referéndum si los ciudadanos prefieren conservar su propio miniestado, una Cámara sin función alguna salvo sangrar al contribuyente, y las Diputaciones o su sueldo y poder adquisitivo? Sospecho que lo mismo que todos nosotros, y de ahí que ni se proponga. Si los españoles decidieran librar a sus cuentas corrientes del yugo de la Administración, ¿dónde iban a colocar los políticos a sus comilitones, amigachos, y parentela? Porque lamentable esa es la realidad, y posiblemente la causa de todos nuestros problemas: los políticos solo tienen lealtad para con su partido, y anteponen los intereses de éste a los de los españoles.

Y sí, critico que este Gobierno antepuso su propio interés al de España, retrasando las medidas hasta después de las elecciones andaluzas, perdidendo un tiempo precioso, y critico que en lugar de las medidas necesarias hayan decidido poner parches, y critico que además esos parches sean a costa del bienestar de los ciudadanos. Y de la misma manera que critiqué a ZP por no haber atajado la crisis cuando pudo, y haber desencadenado esto, critico ahora a Rajoy por lo mismo. Aunque suene increíble en la España cazurra, se puede criticar a todo el que lo haga mal, sea del color que sea.

Algunas reflexiones

¿Dónde estaban los sindicatos cuando ZP recortó primero, y congeló después, el sueldo a los funcionarios?
Cuando ZP subió el IVA, ¿por qué nadie se echó a la calle?
¿Hay mineros para extraer carbón o se extrae carbón para que haya mineros? ¿Hay una relación causal entre esta conflictividad social del non sequitur y nuestro tercermundista sistema educativo?
¿Puede una persona en pleno uso de sus facultades  reclamar por un lado la sustitución de las energías fósiles por renovables, y al mismo tiempo oponerse a  que se reduzca la extracción de carbón, sabiendo que es la energía más contaminante?
¿No es curioso que en las protestas sólo se repartan responsabilidades equitativamente entre Gobierno y oposición cuando gobierna el PSOE? ¿Dónde quedó aquello de "PSOE y PP la misma mierda es" y el supuesto apartidismo del 11M?
En resumen, ¿cómo se le puede echar tanto morro a la vida?

miércoles, 11 de julio de 2012

La marcha minera

En vista de las simpatías que está provocando esto de la #MarchaMinera entre nuestros millonarios revolucionarios e hintelegtuales, se me viene a la cabeza que, el hecho de que desaparecieran los aguadores de nuestras poblaciones es una gran injusticia social incomprensiblemente olvidada. Si hubieran existido nuestros queridos sindicatos antes de que el ultraliberalismo conservador impusiera la injusta y reaccionaria canalización de agua corriente, a buen seguro hubiera obligado a los gobernantes de aquel entonces a sacarle el dinero a los ciudadanos para subvencionar algo tan progresista como la distribución  hídrica mediante  aguadores, poniendo todas las trabas posibles a la introducción de la retrógrada agua corriente. Imagino que la ultraderecha más  cavernaria, siempre contraria a las medidas de progreso, pondría el grito en el cielo, y repetiría una y otra vez sus consignas demagógicas de que tener el agua en casa en el grifo es más práctico, cómodo y, sobre todo, más barato que esperar a que llegue el aguador con su cántaro para comprarle el líquido, pero los izquierdistas de verdad no se dejarían engañar por esos cantos de sirena, renunciarían gustosos a esas falsas ventajas, y pagarían encantados tanto el sobreprecio del agua, como una pensión de jubilación de lujo a los 45 para los aguadores, que se lo han ganado. Y por supuesto obligarían a todos todos los demás a  renunciar también esas falsas ventajas, y a pagar por las buenas o por las malas el sobreprecio del agua y el plan de jubilación del que la trae. La ultraderecha radical más moderada, tras confirmar los medios progresistas por repetición ad nauseam que la realidad se equivoca, terminaría sumándose a la corriente progresista de mantener al aguador y bloquear las ultraconservadoras canalizaciones urbanas. La masa ignorante, ajena a estas sutilezas, probablemente seguiría pensando por puro egoísmo, por que le obligan a pagar el asunto con su ya escaso sueldo , que uno y uno suman dos, y no siete como sabe todo progresista que se precie. Aunque supongo que ocurriría lo mismo que ahora: al no tener a nadie que les de voz, ya pueden ser el 80 % de la población, que su opinión no cuenta, y en su lugar, la voz de la calle es lo que le interese a Janli en su chalet de La Moraleja según el momento.

¿Y hoy? ¿Qué me dicen? Es intolerable que si ya no se necesitan albañiles, se despida a los innecesarios y tengan que buscarse la vida trabajando de cualquier otra cosa. ¿No deberíamos rascarnos todos el bolsillo y pagarles nosotros el sueldo a esos albañiles que tan dignamente se ganan la vida en el andamio? O piensen en la tremenda injusticia de la que son víctimas todos esos jóvenes que acaban sus estudios y van directamente a la cola del paro. Si el mercado no demanda esos perfiles, ¿no sería mejor crearles puestos de trabajo ad hoc, que aunque  nos costaran un pico de nuestros sueldos, les garantizarían vivir dignamente trabajando de lo que les apetezca. ¿Y los afectados por los ERE? Si a su empresa no le compensa tenerlos empleados, ¿por qué no les pagamos a escote entre todos el jornal? Puestos a sangrar al contribuyente para financiar la existencia de puestos de trabajo improductivos e innecesarios, no puede permitirse este agravio comparativo, y debería subvencionarse también a los albañiles, los recién licenciados, y los despedidos. Y a los aguadores también, ¡faltaría más!

martes, 12 de junio de 2012

La conspiranoia de los mercados

No dejan de resonar sermones, algunas incluso desde pulpitos de tinta y papel, que le endosan todos nuestros males a los mercados, o a una oscuro contubernio de capital financiero. Lo curioso de este caso es que, al contrario que otras teorías conspirativas, no beneficia al conspirador, si no bien al contrario. Por algún retorcido proceso mental un buen número de gente está convencido de que las entidades financieras lo que persiguen es tener el mayor número de morosos insolventes posibles y entrar en perdidas, tal vez acuciados por un irrefrenable deseo de comerse con patatas un sinnúmero de propiedades inmobiliarias sin salida alguna, o tal vez, vaya usted a saber, por un perverso gusto por el padecimiento del prójimo, aún a costa de sacrificar sus propios beneficios. ¿Se esconderá en este aparentemente absurdo comportamiento tal vez un secreto deseo de dominar el mundo? Nunca han faltado supervillanos en el cine que han perseguido tal fin, pero claro, el capital financiero tiene algo de lo que esos villanos carecían: ya controla el mundo. ¿Para qué narices querría la banca tener algo que ya tiene, cosa que, para más inri, pocos ignoran? A partir de ahí, o metemos a los Illuminati y los chemtrails, o nos quedamos sin película.

¿Entonces de dónde salen estas teorías?  Si intentamos analizar el discurso progre interpretándolo con la lógica, y tomando el mundo real como referencia, nos encontramos en un callejón sin salida. Es más, ni siquiera hay callejón, sino que estamos dándonos de narices contra un muro de hormigón armado de siete metros. Así que de nuevo habrá que asumir su modo de pensar para intentar desentrañar cómo puede alguien asumir algo abiertamente absurdo como dogma de fe. Supondré que el lector las pasa canutas para llegar a fin de mes, y coincidirá conmigo en que si dejamos dinero a alguien, lo último que nos interesa es que el deudor se arruine, y nos quedemos sin cobrar. Mi hipótesis es que precisamente ahí es donde radica el quid de la cuestión: los teóricos progres no comparten con nosotros la primera premisa, por lo que dejar de cobrar la deuda no les supondría el más mínimo trastorno. Por otro lado, sabemos que dentro de la lógica progrerista, "al enemigo, ni agua", luego si perdemos unas perrillas por putearlo a base de bien, bien invertidas estarán. Sabiendo que para el progre su discurso es el único posible, es de suponer que extrapolará su propio idiosincrasia a otros casos, a saber, perder dinero para castigarnos por su odio a España las diferentes naciones del Estado Eespañol, por haber alcanzado las más altas cotas de progreso progrerismo en los últimos ocho años.

Otra explicación posible es la alucinación colectiva, pero me permitirán que tome prestado del progrerismo, aunque sólo sea por esta vez, el wishful thinking,y asuma la primera hipótesis, porque si a la espeluznante situación financiera tenemos que añadir un trastorno psiquiátrico con características de pandemia, ya podemos sumarle además una depresión de caballo: la mía.

P.D. Me he tomado la licencia de escribir progrerismo en lugar de progresismo porque me rechina leer prácticamente progreso en la palabra que representa a una carcundia reaccionaria que hunde sus raíces a medias entre dos anacronismos del siglo XIX, a saber, el más ultramontano antiliberalismo feudalizante hispánico, paleto y boinudo, y la ideología genocida más criminal de los últimos siglos, que más proletarios ha asesinado a mayor gloria de la dictadura del proletariado.

jueves, 19 de abril de 2012

Nuestro mejor embajador

Desde que Campechano I por la gracia de Franco dejó en la estacada a sus subordinados a los que había involucrado en el circo que organizó en febrero de 1981, todos los ingenuos del país, que son casi todos, bebían los vientos por donde pasaba este señor. O por donde pasaba y la prensa rastrera lo publicaba, porque además de por donde cantaban los juntaletras serviles tenían a bien celebrar, con más asiduidad que repercusión pasaba él también por los palacios de dictaduras teocráticas, de ésas que que condenan a muerte a las víctimas de violación, la yacija de alguna vedette de medio pelo, o por despachos de señores delincuentes condenados en firme. Vamos, como ahora. Pero como la comedia februaria le salió a pedir de boca -la boca que no abrieron sus subalternos pringados para cantarle himnos a Término-, todos los pardillos hispánicos se volvieron mansos siervos, siempre dispuestos a cantar las loas a su amo y señor. Porque en España la legitimidad no la dan las urnas, la da ora ser el heredero de un dictador, ora el montar escandalera en la calle, y en esto no hemos cambiado un ápice desde el siglo XIX, cuando la amante ninfómana del soldado Puigmoltó, tatarabuelo de nuestro Campechano I, se encasquetó la corona por ser la hija de un felón malnacido, y el tío de la fulana, equivalente decimonónico de Willy Toledo, se montó su 15-M particular. Y la voluntad del pueblo soberano, que ni lo era entonces, ni lo ha sido ahora, importa lo mismo: una mierda. Esto era comprensible hasta cierto punto antes del advenimiento de las nuevas tecnologías, cuando dentro de nuestras fronteras nadie habría osado insinuar siquiera que Elena tal vez no fuera la primogénita, no digamoos ya de chanchullos ilegales con los albertos o con un conde que no lo era de título sino de apellido. Pero todo esto debería haber tocado a su fin con internet, considerando que los esbirros de Campechano I no pueden poner sus zarpas en servidores extranjeros que alberguen, por decir algo, el linaje de Paola di Robilant, insinuaciones sobre lo que se trató en las continuas reuniones quee los golpistas tuvieron con el ciudadano Borbón y cargos del PSOE durante el mes previo a la función del 23-F, o los trapicheos mallorquines que se traía con sus amiguitos.

Pues ni aún con esas. El otro día salió a defenderlo Rajoy, que en un futuro cercano será conocido como el Presidente cuya cobardía a la hora de emprender reformas llevó a España a la bancarrota y la pérdida de su soberanía, con el peregrino argumento de que el tipo este que ha salido en la prensa mundial asesinando esos animales protagonistas de las campañas de concienciación ecológica desde hace décadas, ocupado en vivir a todo lujo mientras sus súbditos no tienen ni para comer. Sólo puedo achacar esto a que tenemos un pollino por Presidente y, dado que el analfabeto no habla idiomas, no se entera de que más allá de los Pirineos, a día de hoy, mandar al elemento este sería la mejor manera de asegurarnos el rechazo absoluto. Entiéndase: el alemán medio escandálizado porque sus impuestos terminan en financiar las matanzas de especies amenazadas por Campechano I no me preocupa, sino el cargo de cualquier Estado que, si es un poco sensato, será capaz de entender que la consanguinidad del elemento hace esperable cualquier deficiencia mental, y con mucha razón podría sentirse insultado si le enviamos a un tarado sin oficio ni beneficio como interlocutor, en lugar de una persona preparada, capaz, y con todos los cromosomas en su sitio. Señor Rajoy, a lo mejor va siendo hora de que, aprovechando que como ZP nos hundió, y usted hace lo posible para impedir que salgamos a flote, los españoles más preparados tienen que largarse al extranjero, le pida a algunos que le mande contrarreembolso algún que otro artículo de la prensa de su tierra de acogida -traducido al español para que pueda entenderlo hasta el inquilino de la Moncloa más imbécil, faltaría más-, y se va enterando de la opinión que les merece el heredero de Franco desde hace unos días.  Pero en Europa, que tendrían que estar en teoría encantadísimos de que la amante de Campechano I, la plebeya Corinna Larsen, conocida por darse ínfulas usando el aristocrático apellido zu Sayn-Wittgenstein de su exmarido, sea compatriota de suecos por nacimiento, y de alemanes por matrimonio, resulta que a juzgar por sus comentarios se debaten entre que es un bellaco por matar elefantes, que es un bellaco por pulirse los impuestos del contribuyente alemán (que después de todo, es el que paga la factura de la fiesta que nos corrimos los PIGS), que es un bellaco por andar por ahí de juerga mientras los españoles trabajadores se quedan en la puta calle, o cualquier combinación de las tres anteriores.

Pero no sólo es eso, es que la simetría de la narrativa demanda la abdicación: comenzó su ascenso al trono en el extranjero matando a tiros a una criatura inocente, y en el extranjero matando a tiros a una criatura inocente puso fin a su reinado. De Estoril a Botsuana. ¡Que piense un poquito en lo redondo que quedara en los libros de historia, caramba!  Y de paso, si el hijo tiene buen tino y finiquita esta obsoleta institución contraria a la democracia y la igualdad, zanjamos ya lo de los pesadísimos republicanos y franquistas retroactivos, nos ahorramos un piquito, y él pasará a la posteridad como el primer Borbón magnánimo. Total, si de repente desapareciera la Casa Real, ¿en qué lo notaríamos los que no compramos el ¡Hola!?

domingo, 25 de marzo de 2012

La nueva revista "independiente" Mongolia

Sale una nueva revista satírica que presume de independiente bajo la cabecera Mongolia. ¿Independiente?

Veamos... En los datos del dominio revistamongolia.com vemos un nombre, y una dirección de Gmail. En concreto, el nombre que aparece como registrante es Pablo Franco Severino, abogado que trabaja desde 2009 del departamento jurídico de la asociacion de Pilar Manjón. Sospechoso, pero no concluyente. El correo electrónico de contacto, sin embargo, no es el suyo, sino que pertenece a Fernando Rapa Carballo, que no es ni más ni menos que el director de arte del desaparecido pasquín Público. Entre sus tropelías, destacan las portadas fluorescentes que perpetró para los libros que ofrecía el panfleto de Roures como reclamo -el cómo tuvieron la ocurrencia de promocionarse ofreciendo libros, cuando su objetivo mayoritario eran analfabetos de la LOGSE, se me escapa por completo-, pero en cualquier caso nos confirma que estamos sobre la pista. Pero eso sólo era para ir abriendo boca.

 El abogado Pablo Franco se queda en pasante al lado del editor responsable de la publicación, Gonzalo Boye Tuset, exmiembro del MIR chileno que se sacó la carrera de derecho mientras pasaba diez años a la sombra por colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla. A partir de ahí, ya puede el lector imaginarse. Liberado de escribir su columna en Público por cierre del panfleto, y como ejercer la defensa de okagarris, y querellarse contra autoridades israelíes o contra El Mundo por investigar el 11-M le debe de dejar tiempo de sobra, es comprensible que se embarque en estos proyectos "independientes". Así pues no es pues de extrañar que ya en su primer número, la revista Mongolia se emplee de lleno en atacar la labor de investigación de El Mundo sobre el 11-M, o lanzarse a por el abogado de la acusación particular y los magistrados del proceso que terminó condenando la prevaricación del Garzón.

Pero, además de estas personas, ¿no hay ninguna empresa o sociedad detrás? Cabría preguntarse si hay agún viejo conocido millonario y trotskista envuelto en el asunto, pero por la web de la revista resulta imposible averiguar si hay una empresa o sociedad responsable, ya que la LSSI no parece ir con ellos -tal vez porque la empresa que los aloja está en Cataluña, donde la ley aplica discrecionalmente-, y como evidentemente pueden esperar sentados si pretenden que les de un solo duro por su octavilla, confío en que informe al respecto algún lector que haya tenido la mala suerte de comprar la revista con toda su buena fe.

A falta de saber quién es la empresa responsable, yo me permito conjeturar que es sino un lavado de cara a Público, sociedad interpuesta mediante, y si no exactamente Roures, sí algún otro igualmente controlado desde Ferraz. Necesitaban un sustituto, pero siendo ya conscientes de su target, no han querido repetir el mismo error, y descartaron el formato de periódico diario. Muy acertadamente han considerado que una revista con muchos dibus y pocas letras tendría una mejor acogida, especialmente si es mensual, lo que plazo más asumible para la competencia lectora del destinatario. Pero vamos, que sólo es una teoría.

domingo, 11 de marzo de 2012

Los hierros del 11-M

Puede que al lector le intrigue qué lleva a negar la evidencia hasta el punto de desestimar la aparición de un vagón que demuestra la ocultación de pruebas y la obstrucción a la justicia en el proceso del 11-M, silenciándolo primero, y minusvalorándolo después, hasta el punto de que en el blog de Janli Cebrián se calificó al foco de la explosión que se había hecho desaparecer como «unos hierros». En ese mismo panfleto, donde califican de investigación exaustiva a una clara violación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que prescribe que las muestras y las pericias deben hacerse in situ y de inmediato, y no varios días después, en un desguace perdido, y después de haber roto la cadena de custodia, reconocen que los trenes se desguazaron, pero olvidan mencionar que esto se hizo de inmediato contra toda lógica y sin que haya habido precedente -no olvidemos que el metro de Valencia, por ejemplo, se guardó durante años-, dejando como única muestra para los peritos menos de una treintena de tornillos y clavos. Pongámonos en la piel del progre. En primero lugar tenemos el asunto de Irak. El hecho de que realmente no intervibiéramos en guerra alguna, o que cuando sí lo hicimos cuando Mr. X envió chavales de reemplazo, no hubiera consecuencia alguna no importa. Que la guerra en Afganistán contra fanáticos islamistas no haya despertado la más mínima intención de revancha entre los terroristas, pero una la república semilaica de Sadham sí, tampoco parece tener demasiada relevancia. No olvidemos que aquí el tema principal es que gobernaba el PP, y como todos sabemos, eso ya es de por sí razón suficiente para odiar a España, y mucho más si se trata de miembros de la Alianza de las Civilizaciones. Total, que Al-Qaeda puso una bomba contra el imperialismo derechista de Aznar, pero por arte de magia, Aznar consiguió reenviar la explosión que iba dirigida a él a los pobres trabajadores de los trenes. Evidentemente, Aznar conocía que habían sido los islamistas, no en vano él mismo había redirigido la explosión, pero se aprovechó del shock de los españoles para cargarle el mochuelo a la ETA, propiciando su propia reelección a través de la elección de Rajoy -ya, esto es complicado, pero los católicos creen en la Santísima Trinidad y nadie protesta, ¿no?-, para perpetuar su régimen ultraderechista y opresor. Este maquiavélico engaño consiguió confundir retroactivamente incluso a la policía y al PNV. Luego hubo una instrucción ejemplar, esto es, primero se dictaminó que había sido un atentado islamista, y luego se encontraron pruebas que lo confirmaran. El hecho de que se ignore aún cuál es el explosivo, o quién es el autor intelectual del atentado, es un asunto menor que no influye en lo principal: el PP mató a 192 españoles. Si aparecen pruebas de dudosa procedencia, no hay que preguntarse cómo han llegado ahí, o si son reales, sino si apoyan la teoría oficial. Si confirman la teoría oficial, son buenas. Podríamos entrar en que si las pruebas son buenas, independientemente de cómo y dónde se hayan encontrado, porque confirman la teoría oficial, y la teoría oficial es buena porque se ajusta a lo que las pruebas aparecidas milagrosamente de la nada apuntan, tenemos un razonamiento circular muy sospechoso, pero como no queremos ser acusados de fachas conspiranoicos, mejor lo pasamos por alto. Luego tenemos ese terrible asunto de los testigos rumanos que vieron a Zougham. Los conspiranoicos alegan que no fueron víctimas hasta años después, que recibieron papeles, dinero, y un trabajo a cuenta del empresario amigo de JAG que le organizó la cacería con Garzón y Bermejo, y que sus testimonios son contradictorios, cuando no inverosímiles. Aquí sí que el progre puede desplegar la artillería: por un lado sustenta la versión oficial, lo que convierte al que duda en un facha conspiranoico, pero es que además tenemos un ataque xenófobo en toda regla contra esos pobres rumanos, a los que el facha quiere negar su derecho a trabajar y ganar dinero, y pone en duda su testimonio por ser incongruente porque son rumanos.
Ahora aparecen pruebas que según los conspiranoicos apuntan a que hubo ocultación de pruebas y obstrucción a la justicia. Ésta es la más fácil, porque no hace falta rebatirlo. Es una ofensa a Pilar Manjón las víctimas y punto. Es posible verse ante alguien que espete que el Estado tiene la obligación de perseguir el delito, ¿pero son más importantes esos tecnicismos legales que la opinión de Pilar Manjón los sentimientos de las víctimas? Llegados a este punto se corta la conversación, porque no vamos a discutir con un facha conspiranoico sin corazón. Además, si el blog de Janli ha dicho que son sólo unos hierros, no hace falta decir nada más.
Corolario: Ni miembros de la policía, ni del Poder Judicial, ni del PSOE han tenido nada que ver con las irregularidades del proceso, que dicho sea de paso, son bulos de conspiranoicos, y si tienes pruebas de lo contrario, eres un facha.

Las Cruzadas


Desde el siglo IX los musulmanes se habian expandido pacíficamente a costa del por el antiguo Imperio Bizantino, imponiendo democráticamente un sistema igualitario y multicultural, ayudando a las insolidarias gentes de esos países a abjurar de su antigua religión reaccionaria y discriminatoria, y aceptar la religión de paz para disfrutar de la libertad y vivir en paz con sus nuevos vecinos -que, reitero, llegaron pacíficamente, y si acaso hubo alguna tensión fue siempre por las provocaciones fascistas-, que no sólo los respetaban, sino que instituyeron toda suerte de discriminaciones positivas para que nadie se sintiera excluído. Así prosperaron en una comuna libertaria avanzadísima donde el kalimotxo de Meca-Cola y los porros corrían por doquier. Algunos ideseables intentaban llegar a Jerusalén motivados por su religión reaccionaria, con la única idea de crear crispación, y provocar a los pacíficos árabes haciendo gala en público de su cristianismo, por lo que en ocasiones -menos de las que habrían merecido, desde luego-, al igual que hicieron cuando llegaron pacíficamente con los provocadores locales, tuvieron que aplicarles un cordón sanitario las menos de las veces, y un alfanje sanitario las más. Pero siempre de buen rollito.

Pero un día que el Papa de Roma estaba descuartizando progresistas en el potro con una mano y pegando fuego a feministas con la otra, llegaron noticias de que había triunfado el progresismo. Espoleado por una mezcla de envidia, odio a la libertad, y las insidias de los agitadores que voluntariamente abandonaron los recien creados paraísos socialistas, montó en colera como suelen hacer todos los fascistas y escupiendo espumarajos de bilis, convocó a todos los burgueses capitalistas, y fuerzas de represión que componían su consejo, y que decidieron acabar con esa Acampada de Sol permanente.

Así pues, los malvados cristianos atacaron poblaciones de refugiados palestinos, en sus propias tierras que les habían pertenecido desde siempre como Jerusalén, u otras que el malvado colonialismo europeo había arrebatado a sus legítimos dueños árabes, como Nicea o Antioquía, que, pese a ser sus propias tierras desde hacía veinte años siempre, cuando llegaron de manera pacífica desde Arabia, encontrándose con que aquello estaba ocupado por los insaciables cristianos, siempre ávidos de arrebatarle sus pocas posesiones a quien no tiene nada, que llevaban siglos allí explotando los recursos naturales del país, arrebatándoselos a sus legítimos dueños que llegaron pacíficamente en el 1077.

Aquí hago un inciso para adelantarme a las previsibles preguntas que podría suscitar el hecho de que los legítimos dueños lleguen -pacíficamente, repito- por primera vez a la tierra que les pertenece por derecho milenios después que los malvados ocupantes colonialistas se la arrebataran por la fuerza. Bien, la contradicción no es tal, y si el lector no es capaz de verlo, es que es un fascista.

Aclarado esto, tenemos el escenario completo: bizantinos colonialistas ocupando ilegitimanente Bizancio, imponiendo ilegítimamente un régimen totalitario, y resistiendo violentamente que los legítimos dueños del este recuperen la tierra que les pertenece retroactivamente desde siempre.

sábado, 10 de marzo de 2012

Presentación

Seguramente si el lector es persona cultivada se habrá preguntado en más de una ocasión a qué responden las disparatadas ideas de esos que convendremos en llamar progres. Resulta evidente que para cualquier persona dotada de una visión del mundo mínimamente realista, y poco más que los rudimentos elementales de los campos del saber, que muchas, si no todas, las ocurrencias progres son absurdas. Con este blog trataré de explicar los mecanismos que llevan al progre a defender ese discurso que choca frontalmente contra el sentido común. Para ello, creo conveniente tratar de reproducir su pensamiento. Como para alcanzar el nirvana del buenrollismo sería necesario un largo proceso de adoctrinamiento y desinformación, al que cualquier adulto sensato sería refractario, y la lobotomía está fuera de cuestión, sugiero hacer un ejercicio mental de empatía y tratar de imaginar como pensaría alguien bajo las condiciones que llevan a la progresía.

La razón que me lleva a comenzar este blog es precisamente intentar mostrar el mundo a través de la lente distorsionadora que el progre lleva ante sus ojos, fruto de años de programación mental. Pretendo darle al lector las premisas que llevan al progre a sus falsas conclusiones, exponer su retorcida lógica. El lector puede alegar no sin motivo que los puntos de vista progres que trataré de reproducir están llenos de contradicciones, que no se sostienen por ningún lado, y que nadie con un mínimo de prudencia podría asumirlos. Yo no puedo si no darle la razón, pero ahí entrán los dos pilares que sustentan el pensamiento progre: la total carencia de sentido crítico, y la presión del grupo.

Por un lado, el indiciduo está programado para acatar cuanto le dicen, y hacerlo suyo sin ponerlo en duda. Se ha habituado a una holgazanería intelectual que le hace optar siempre por la solución sencilla, esto es, dejar que sean otros los que piensen y decidan por él. No hay ninguna necesidad de analizar los hechos, formarse una opinión propia, y desarrollar un discurso a partir de ello. Se limita a asumir como propio lo que diga el gurú de turno, que en lugar de ofrecerle hechos en crudo, o siquiera argumentos que soporten su tesis, le ofrece directamente consignas, que el progre hace suyas y repite sin más.

Para reforzar este aspecto, y en previsión de que alguien pudiera tener la tentación de desarrollar una opinión por su cuenta, aparece el grupo presionando al individuo para que no se salga de la vía marcada, y aquí aparece la palabra mágica: el que duda y se plantea preguntas es facha. Iremos viendo que esta palabra, desprovista de cualquier relación con su significado, pasa a ser la carta comodín que pone fin a cualquier discusión. El lector me dirá que el argumentum ad hominem no rebate nada, y salvo para denotar la pobreza argumental del que de él se vale, no sirve para gran cosa. Sí y no. Desde luego, si nos atenemos a las reglas de la lógica, una falacia no tiene peso alguno. Pero si supone la estigmatización social, válido o no, más vale evitar que lo arguyan contra uno. Ignoro hasta que punto puede suponer una amenaza y sería difícil estimarlo. Pero la apreciación general es de que no ser progre, o peor, ser tachado de facha -signifique lo que signifique esta palabra en la neolengua que, salvo el concepto político de la primera mitad del sigloXX, puede ser cualquier cosa: tonto, crítico, disidente, realista,...-, es un suicidio social. Los mass media, monopolizados por la progresía, no admiten discrepancias. Si a lo mediático nos atenemos, el ser no progre es una rareza (y algo indeseable). Si la interacción en la vida real nos demuestra que esto no es así, si que posiblemente sean una minoría, podemos aventurar que sin el miedo al ostracismo que inculca la propaganda, nos podríamos llevar una sorpresa. Rectifico, los progres se la llevarían.
El titulo del blog responde a esta visión fantástica del mundo, ajena por completo a la realidad. Y aunque barajé, además de Los Mundos de YupiEl País de los Teletubbies, cuya profundidad intelectual y el exceso de edulcorantes acaso estén más cerca del objeto del blog, como el uso popular ha sancionado lo primero, y uno, aún sin títulos, palacios, y negocios turbios en Mallorca, es campechano, me decanté por el el insoportable bicho anaranjado.
Y de la misma manera que las gestas de los héroes de la antigüedad las cantó en hexámetros el ciego, las majaderías de los villanos del presente han de ser escritas en prosa corriente, en tanto que el decoro proscribe el verso, por alguien siempre ojo avizor. Si aquéllos tuvieron al poeta, éstos tienen a un humilde juntaletras. Supongo que al final cada cual tiene lo que se merece.